ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Aurora Vigil-Escalera. David Morago, "Territorio", en Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte.

david-morago-obra1

Inauguración. 13 de Febrero hasta el 25 de Marzo

Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte.

C/Capua 21. Gijón. Asturias.

Horario:De martes a sábados: de 11:30 a 14:00 y de 17:30 a 21:00 horas.

El 13 de febrero será inaugurada la exposición “Territorio” de David Morago (Madrid, 1975). Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, Morago ha realizado exposiciones individuales y colectivas tanto a nivel nacional (Madrid, Santander, Barcelona, Vigo) como internacional (Francia, Portugal, Canadá). Además de haber participado de manera activa en numerosas ferias como la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Singapur, Artexpo de Barcelona, la Feria de Arte Contemporáneo de Estrasburgo, Le Salon du Montreal y la Feria de Arte Moderno de Oporto, entre otras. Como anuncia el título de la muestra, el artista ha reunido para su primera monográfica en Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte, un selección de obras vinculadas a su “territorio”, entendido éste como el enclave personal de recuerdos que nutren sus creaciones. A la manera de un gabinete de Historia Natural, su exposición recoge naturaleza y fauna. De este modo, el espectador que acude a la muestra se encuentra ante el personal universo pictórico del artista como si accediese a su gabinete de curiosidades o cámara de las maravillas. Éstas, que tuvieron su origen en el Renacimiento italiano, aglutinaban obras de arte y objetos del mundo natural (minerales, especímenes botánicos y zooló- gicos). Los primeros era denominados “artificialia” y, los segundos, “naturalia”. Las obras aquí presentadas reúnen la paradoja de ser artificialia inspiradas en naturalia. Todo ello se complementa con el afán archivístico y enciclopédico que traducen sus obras de libros. Esta iconografía, muy presente en su producción, remite a la importancia del fondo documental de todo museo. Para David Morago las imágenes de esta exposición tienen una vocación perenne. Fijadas en su mente, en su “territorio”, estas pinturas poseen su germen en las inquietudes de su infancia. Son recuerdos del pasado traducidos en arte. Imágenes que contrarrestan la transitoriedad de la postmodernidad y de todos esos iconos banales, caducos y carentes de significados individuales que la sociedad de los mass media nos hace absorber de forma ininterrumpida. Morago plasma su territorio mental con la misma delicadeza de la ejecución de un daguerrotipo y con una estética no exenta de un cierto tinte romántico.