ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Carlos Duran. Mel Ramos en la Galería Senda: Historia de una seducción; obra sobre papel (1962-2011)

Inauguración: 22 de septiembre de 2011.

Hasta el 12 de noviembre de 2011.

Galería Senda abre su temporada con el reconocido artista pop Mel Ramos (Sacramento, California, 1935). La exposición presenta más de una veintena de dibujos procedentes en su mayoría de la reciente exposición que el Albertina Museum (Viena) le dedicó a principios de año y que desean aprovechar el 75 aniversario del artista para rendir homenaje a los consiguientes cincuenta años del Pop Art. Mel Ramos. Historia de una seducción; obra sobre papel (1962-2011) desea trazar un recorrido en paralelo al de su trayectoria artística e incluye trabajos desde los años 60 hasta la actualidad.

[SOBRE REVISIONES] La exposición se inscribe en el ciclo expositivo ”Revisiones”, con el que galería Senda ha ido intercalando a su programación habitual el trabajo de artistas singulares. Alexander Calder, Henri Michaux, Pablo Picasso, Pepe Espaliú o John Coplans son algunos de los nombres que anteceden a Mel Ramos en Revisiones. Artistas a los que galería Senda ha querido rendir homenaje, a la vez que indagaba en su producción y ponía en valor su obra, contextualizando su influencia en el territorio.

[SOBRE LA EXPOSICIÓN] La selección de obras presentes en Mel Ramos. Historia de una seducción; obra sobre papel (1962-2011) pone su énfasis en la estrecha relación del artista con la historia del arte, explorando aquellos modelos y referentes a los que de forma reiterada ha ido recurriendo con el paso de los años. Un interés inusual entre los artistas Pop, habitualmente fascinados por la cultura popular y el impacto de los medios de comunicación en la nueva sociedad de consumo, pero cuya pasión compartió junto a otro de los grandes representantes del movimiento, Roy Liechtenstein. De este modo, la obra de Mel Ramos reconcilia como ninguna otra la tradición que sostuviera el ‘Gran Arte’ (como así lo llamaban los artistas Pop) con el empeño del movimiento por redefinir el imaginario de la cultura popular.

El vasto intervalo temporal al que atiende la muestra toma como punto de partida The Atom (1962), entre sus primeras piezas donde la estética del cómic hace su aparición; una estética vulgar y corriente, como así habían puesto de manifiesto Andy Warhol y Roy Liechtenstein, quienes por entonces empezaban a trabajar con este tipo de imagen. A sus retratos de Super Heroes seguirían los de sus Wonder Women, y una vez retratado todo el repertorio de sus héroes de infancia, Mel Ramos empezaría a interesarse por las estrategias publicitarias de los medios de comunicación. De este modo, pasó a adoptar el motivo comercial de la pin-up, el mismo que lo hizo famoso a finales de los años 60. Iconos femeninos caracterizados por una lasciva provocación, aún matizada de ironía, que Mel Ramos rememora con motivo de su exposición en galería Senda produciendo tres nuevos dibujos que en un guiño al contexto local, publicitan marcas nacionales.

La aproximación a la historia del arte, más o menos explícita aunque siempre presente en su trabajo, la elabora a partir de la historia del desnudo como género artístico. Recupera modelos formales procedentes de la historia del arte que dan cuenta de su profundo conocimiento de la disciplina, los cuales combina en una perfecta convivencia con modelos procedentes de la cultura popular contemporánea. De este modo, Venus y Odaliscas desfilan junto a pin-ups, y los guiños a los grandes maestros de la pintura como Velázquez, Goya, Ingres, Manet, Matisse, Picasso… rivalizan con los iconos femeninos del Hollywood de los ’90: Cindy Crawford, Kim Basinger, Uma Thurman o Liv Taylor, entre otras.

La influencia de la historia del arte en la obra de Mel Ramos se desvela asimismo en su inclinación por el modelo al natural, al que no deja de retratar, y cuya estudio acaba concibiendo como un motivo retatable per se; sirvan como ejemplo las series Drawing Lesson, The Artist’s Studio o The Voyeur. Plenamente consciente del acto pictórico, su obra no deja pasar desapercibido el gesto pictórico: el trazo enérgico del lápiz sobre sus dibujos o la pincelada palpable de sus acuarelas y pinturas, corroboran la diferencia destacada por diversos historiadores entre aquellos artistas pop de la costa oeste respecto sus homólogos de la costa este, más interesados por las técnicas de reproducción masiva de la imagen. Un gusto por la materia pictórica y el gesto libre, que debe atribuirse al estilo en boga en sus años como estudiante: el Expresionismo Abstracto, que junto al cubismo, se convirtió en una de sus grandes influencias pictóricas. No en vano, Mel Ramos, pasa tres meses al año en Horta de Sant Joan, a donde llegó por primera vez queriendo descubrir el lugar donde Picasso indagó en las posibilidades abiertas por Las señoritas de Avignon y acabó gestando las bases del Cubismo. Una presencia que ha resultado reincidente desde su primera visita en 1976 y que, en cierta medida, permite considerarlo un artista propio.

La obra de Mel Ramos convierte a su espectador en testimonio de una fascinante historia de seducción, la del artista por la historia del arte, quizá también por el género femenino, posiblemente por ambas..

Para más información:

galeriaSENDA

Consellde Cent, 337 08007 Barcelona

Tel. 0034/ 93 487 67 59

Fax. 0034/ 93 488 21 99