ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Conferencia: Performatividad y compromiso social. Aspectos del video en Latinoamérica

Conferencia impartida por : Juan-Ramón Barbancho

Ciclo de videoarte. Sala hotel París. (Plaza de las Monjas. Huelva). 14 de octubre 2010.

El video en Latinoamérica

Con la fuerte presencia del video europeo y norteamericano, el video realizado en Latinoamérica parece que se incorporó más tarde a la experimentación sobre arte y nuevos medios. Quizá los primeros en hacerlo fueron Angie Bonino, Juan Downey, Jaime Davidovich o Marta Minujín.

Pero este supuesto retraso no es realmente así, en el vasto territorio de Latinoamérica algunas historias del vídeo se inician entre los 60 y los 70, a la vez que en EEUU y Europa, como sucede en Argentina, Brasil, México, Chile, Colombia o Perú, mientras que en otros países, como Costa Rica, Bolivia, República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Paraguay o Uruguay, los primeros vídeos no empiezan a despuntar hasta entrados los 80, y en algunos incluso se retrasa hasta los 90, como es el caso de Cuba o Ecuador.

Lo que sí es cierto es que, aproximadamente a partir de 1990 aparecen de nuevos artistas inmersos en la creación electrónica, cuya voluntad es integrarse culturalmente a un clima visual de época, sin fronteras nacionales. Y esto es algo también muy característico en el trabajo de estos artistas: su deseo de romper fronteras, de aprovechar esa unión de lo global con lo local, llamado la era glocal, para expandir su trabajo y su discurso.

A medida que aumenta nuestra conciencia global, más conscientes y celosos nos volvemos respecto a nuestras identidades locales y de ahí la paradoja de la aldea global. Lo hiperlocal se hace complemento necesario de lo hiperglobal.

Hay una realidad constatable en toda Latinoamérica, como decía Rodrigo Alonso: “si hay algo que une a la América Latina es la constancia de sus obstáculos y dificultades”, porque es cierto que las dificultades técnicas y presupuestarias son grandes, pero lo es también el esfuerzo que ponen los artistas por investigar y estudiar las múltiples formas de narración que ofrecen los nuevos medios, y también lo es que ponen un gran esfuerzo en investigar en sus propias tradiciones e historia, cosa que no ocurre en Europa, pero sí está ocurriendo en muchos casos de artistas asiáticos.

Hay otra particularidad que puede caracterizar el trabajo en video de estos artistas y es su tendencia a la performatividad, cosa que, en muchos casos, lo hace peculiar y lo aleja de las corrientes del video europeo, más aséptico en ese sentido. No así el norteamericano, muy mezclado con lo latino. En el caso de Europa esto ha ido cambiando en los últimos años.

Junto a esta performatividad, y precisamente en el mismo sentido que la performance latinoamericana, la tendencia a la teatralización es evidente.

Antes hacía referencia a la situación del arte en Latinoamérica, a ciertas situaciones de precariedad y de su interés por investigar en su propia historia. Este interés le lleva a que los asuntos sociales y políticos tengan un gran protagonismo. Tal vez sea Latinoamérica donde más trabajos podamos encontrar sobre temáticas sociales y esto de debe, también, por esa situación e indudablemente por las condiciones sociales y políticas por las que atraviesan habitualmente esos países.

La videoperformance y la videoinstalación, la experimentación formal con el lenguaje audiovisual, la (otra) experimentación comunicacional y el activismo contrainformativo y político se han dado, con mayor o menor intensidad, en todos los países latinoamericanos.

la historia particular de cada país -generalmente convulsa en un territorio plagado de crisis económicas, herencias coloniales, dictaduras y revoluciones-, ha decantado tanto la videocreación como el documental latinoamericano hacia temáticas políticas y sociales proporcionándole un sello característico, también es cierto que los creadores se han dedicado a abordar en cada país los aspectos más cotidianos y coyunturales de su peculiar entorno, evidenciando un desarrollo sociocultural y político muy diverso