ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Isidro López-Aparicio. Más de 6.000 visitantes en la exposición de Isidro López-Aparicio en La Madraza.

ILA 1

’MEMORIAS, sobre la utilidad de los objetos’ demuestra el interés del público por los proyectos de arte contemporáneo rigurosos

La exposición MEMORIAS, sobre la utilidad de los objetos de Isidro López-Aparicio que se ha podido ver durante el mes de octubre en el Palacio de La Madraza de Granada ha sumado más de 6.000 visitantes, una cifra que triplica el número de personas que han acudido a las exhibiciones previas que se han realizado en este centro artístico.

La masiva asistencia de público demuestra cómo una propuesta rigurosa de arte contemporáneo, y construida teniendo muy en consideración el contexto tanto físico como humano, puede generar un gran interés.

Personalidades del mundo del arte se han desplazado durante el pasado mes a Granada a ver la muestra; una cifra que habría sido aún mayor si durante los fines de semana hubiese permanecido abierta al público como sí será a partir de ahora, gracias a las gestiones del Centro de Cultura Contemporáneo de la Universidad de Granada.

MEMORIAS, sobre la utilidad de los objetos es una exposición de complicado montaje y su trascendencia va mucho más allá de lo local, tal y como corresponde a la amplia trayectoria artística internacional de López-Aparicio. Así, este proyecto se extiende en el espacio y en el tiempo, mostrándose obras en Helsinki (Finladia) y Tartu (Estonia). Además, en los próximos meses el artista tendrá una exposición en Khartoun (Sudán), donde también dirigirá un laboratorio de investigación artística.

Las piezas producidas ex-profeso para este proyecto artístico han sido realizadas a partir de objetos recolectados durante más de un año de los depósitos de materiales de instituciones públicas y privadas de la ciudad y de otros lugares del mundo; se trata de un proyecto artístico basado en tejer una red a través de la gestión, recolección, reubicación, descontextualización y reinterpretación de la utilidad y el valor de los objetos. Así, desde la incertidumbre López-Aparicio consigue despertar la consciencia de partes de nuestra realidad que el propio sistema oculta.

El artista muestra un conflicto no resuelto para generar instrumentos que ayudan a mirar y trazar, para proponer una actitud inconformista que nos sugiere analizar la vida de otras maneras posibles y buscar otros puntos de vista.

López-Aparicio, en colaboración con los comisarios Sema D’Acosta e Iván de la Torre, propone asombrosos artilugios (pantógrafo, calidoscopio, gramil, puntero, compás...) que nos ayudan a cuestionar las formas de ver la realidad y cómo dibujarla. Homenajes a Nacho Criado, Pepe Espaliú, Manuel Rivera, Paco Muñoz... concretan con los trazos principales el movimiento, dibujando. Una llamada al diálogo en el que las ideas se transmiten y concretan en las pautas de innumerables lápices.