ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Jesús Alcaide comisaría: Los nombres del padre

Del 8 de mayo al 31 de julio de 2013

Comisario: Jesús Alcaide

Sede :Centro de arte Pepe Espaliú,

Rey Heredia, 1.

Córdoba

Coincidiendo con el veinte aniversario del fallecimiento de Pepe Espaliú (1955-1993), y dentro de un programa de actividades cuyo objetivo es la difusión, investigación e interpretación de la obra del artista cordobés, el Centro de arte Pepe Espaliú pone en marcha una serie de actuaciones encaminadas a dinamizar su colección a través del diálogo con otros artistas contemporáneos cuyo trabajo está vinculado con las poéticas y problemáticas de Espaliú, así como otros agentes culturales cuyo trabajo bordea los afectos y deseos de su obra.

Presentamos ahora un ciclo de exposiciones que tiene por título Los nombres del padre, concepto tomado de la teoría psicoanalítica de Jacques Lacan que, a finales de los años setenta, tuvo una importante influencia en el pensamiento y la obra de Pepe Espaliú. Esta influencia se manifestaría ya en 1974, cuando el artista se encontró con el psicoanálisis de Lacan a través del argentino Oscar Massota en Barcelona, y se consolidó años después cuando se trasladó a París. Como el propio artista señalara en uno de sus escritos, el Libro de Andrés, en París iba por la mañana “a la Universidad a oír a Lacan y por las noches a trabajar de camarero en un club privado cerca de L’etoile”.

Influenciado también por el pensamiento posestructuralista de Barthes y Lacan, Txomin Badiola (Bilbao, 1958), compañero de generación y referente de ese movimiento que en los años ochenta se llamó “nueva escultura vasca”, plantea a lo largo de toda su obra la paradoja de gran parte del arte contemporáneo posterior a los años sesenta: la persecución del sentido, a pesar de su reconocida imposibilidad en nuestros días, o como diría el propio Espaliú en un texto de 1986, “sin decir la duda hoy sólo podemos dudar al “decir””.

Éstos y muchos otros afectos, unen aquí y ahora la obra de Espaliú y Badiola, propiciando el encuentro cómplice y el diálogo secreto. Esos que conectan los nudos y las sillas que aparecen en la obra de Espaliú durante la década de los noventa con la instalación de Badiola Recuerda, la gente podría decir si estás sonriendo al otro lado de la línea (1996-1997), en un acto de prestidigitación que parece asistido, como si de maestros de ceremonias se tratase, por dos de las pinturas más lacanianas de Espaliú, The visionary discipline (1986) y Jugando en la sombra (1987).

En este complejo círculo de afectos, las imágenes gráficas y collages sobre papel de IDS (2007), inciden en la idea de fraternidad y comunidad. También recalan en las propias ideas del padre, como ley y norma, y de la nada como ese abismo, hondo fondo en la obra de Badiola, que tanto sirvió como límite último de los dibujos de Espaliú.

En este juego de solapamientos y diferencias, encuentros fortuitos y ocultamientos del sentido, el video Malas Formas (Una historia que se cuenta con historias de otros), realizado por Badiola en 2002 durante el desarrollo de la exposición del mismo nombre en el MACBA de Barcelona, además del odio hacia el formalismo greenbergiano plantea la dificultad de abordar el sentido de una manera unívoca y unidireccional. Se trata de un importante ejercicio meta-conceptual sobre la idea de exposición y retrospectiva, donde las obras exhibidas se aglutinan bajo una nueva narrativa siempre a la deriva.

Esta idea de narrar una historia con historias de otros, más allá de síndrome del ventrílocuo que afecta a gran parte de la teoría crítica contemporánea le sirve a Badiola para construir un texto a la manera barthesiana, con elementos de diferente procedencia, como los que fueron utilizados en los trabajos preparatorios del Primer Proforma 2010, proyecto realizado en MUSAC junto a Sergio Prego y Jon Mikel Euba, del que aquí se presentan una serie de gráficas con texto pertenecientes al Ejercicio 13. Lo que el signo esconde, piezas que como si de un virus se tratase se expanden por las paredes de la sala actuando como descentradas notas al pie o cartelas que dialogan con algunas de las piezas de Espaliú como Ángel I (1987),Genet I(1988), los Santos (1988) y A continuous encounter (1989) entre otras.

Como continuación del ciclo de exposiciones Los nombres del padre, a lo largo del 2013 se presentarán las intervenciones de Javier Codesal y Álex Francés, artistas invitados también a participar en el proyecto.