ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Juan Curto. “El Monte Perdido II”.

10 enero-4 marzo de 2017
camara oscura galeria de arte
T./F. 91 429 17 34
c/ Alameda, 16, 1º B
28014 Madrid

Cuarta exposición individual de la fotógrafa Cecilia de Val (Zaragoza, 1975) en la galería camara oscura con un proyecto de carácter experimental y postfotográfico.

El Monte Perdido es un legendario monte situado en los Pirineos entre Francia y España, con sus 3352 metros de altura es el macizo calcáreo más elevado de Europa. Tiene la particularidad de ser invisible desde los valles de alrededor y de ahí su nombre. En 1787 el geólogo y botánico Ramond de Carbonnières (Estrasburgo, 1755-París, 1827) lo divisó por primera vez desde otra cumbre del Pirineo francés y a partir de aquel momento comenzó a proyectar la que sería la aventura de su vida: el estudio y la conquista de la cumbre del Monte Perdido, que no se materializaría hasta 1802.

El Monte Perdido por las características de su suelo de origen sedimentario marino y su altura posee una flora muy especial y un singular paisaje que refleja una forma de vida tradicional que, según la Unesco, proporciona una vista interior excepcional a la sociedad europea del pasado a través de su paisaje de pueblos, granjas, campos, pastos de altura, y carreteras de montaña.

Este proyecto documenta un estudio experimental llevado a cabo durante los dos últimos años. Varias fotografías tomadas en este paraje del Monte Perdido son sometidas a un particular proceso de (des)revelado: primero son reveladas-impresas en un fino papel fotográfico de poliéster, a continuación son sumergidas en un recipiente con agua mezclada con unas gotas de ácido acético a una temperatura de entre 3 y 5 grados centígrados, y por último son cuidadosamente extraídas del recipiente.

Esta suerte de deconstrucción fotográfica y de creación de ”nuevos paisajes” busca ahondar en la reflexión sobre el significado de la imagen y de las implicaciones que la desmaterialización de la fotografía ha supuesto la era digital: imágenes que han pasado de ser papeles en un cajón a algoritmos en la red o a fragmentos en estado líquido.