ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Manuel Ojeda. Andrei Roiter, "Objetos y dibujos" en galería Manuel Ojeda.

portada

Hasta el 6 de Marzo de 2015.

Galería Manuel Ojeda. Calle Buenos Aires, 3. 35002 Las Palmas de Gran Canaria.

Horario: lunes a viernes de 10.30 a 13.30 y de 18.00 a 21.00 horas.

ANDREI ROITER (Moscú - Rusia, 1960) cuenta con una larga carrera artística que

comenzó en Moscú durante los años 80 y siguió a través de Ámsterdam y Nueva York para

seguir en un amplio recorrido internacional por galerías y centros de arte en la actualidad.

La figura del viajero, y más aún el emigrante, son una parte integral de la biografía de

ROITER; la lectura de su obra a través de la lente de la mutabilidad, el cruce de fronteras y el

intercambio cultural, es mucho más que un ejercicio retórico que dibuja un paralelo

demasiado fácil entre el arte y la vida, significa profundizar en uno de los núcleos de su

lenguaje poético y captar su esencia.

Uno de los requisitos principales para cualquier persona que se traslada de su patria, ya sea

por elección o por necesidad, es competir con los que son diferentes a ellos. Es en esa

confrontación que una nueva identidad se construye y nos permite tener una nueva

perspectiva, incluso en los elementos que forman parte de nuestro horizonte visual diario. No

es casual que ROITER opere de esta manera, en la mayoría de los casos sus pinturas y

esculturas son diferentes visiones de objetos comunes, siguiendo el ejemplo de los aspectos

más banales de la vida cotidiana y transformarlos en visiones fantásticas, invenciones que se

encuentran entre el juego de palabras y el ilusionismo . Cámaras gigantescas, aviones hechos

de trineos, maletas llenas de agujeros, cortinas de la que emergen enormes pilas de libros,

son sólo algunos de los objetos que componen el paisaje del artista. Es un universo que no se

contenta con simples apariencias en la superficie pictórica sino que, literalmente, toma forma

en las esculturas, que se caracterizan por una materialidad que es tan simple en sus

componentes como fascinante en sus resultados.

Este parece ser el objetivo de ROITER: crear una realidad en transposición a un plano que es

diferente a la objetividad, pero deliberadamente, no en una dimensión onírica de tipo

surrealista. Probablemente es más el efecto de la ironía que esta transición se expresa con un

lenguaje capaz de abrir un diálogo con la tradición del objet trouvé, la idea de una

reconstrucción del mundo que es más lúdico y está más cerca de la anarquía intelectual del

Dadaísmo, un movimiento formado en su mayoría por emigrantes y exiliados...

. Extracto del texto de Walter Guadagnini