ENG

 

Buscar

 

contacto

Contactar con el IAC

'Emblemas y Atavíos' José Miguel Pereñíguez | Michel Soskine Inc

Michel Soskine Inc

José Miguel Pereñíguez
Emblemas y Atavíos

Sep 2 - Nov. 6

La exposición Emblemas y Atavíos reúne varias piezas que forman parte de la primera colaboración con el bailarín y coreógrafo Andres Marín, el cual inaugura hoy el espectáculo Éxtasis Ravel (show Andaluz) en Teatros del Canal del 13 al 17 de oct.

Este nuevo espectáculo supone la segunda colaboración del artista José Miguel Pereñíguez, encargado del vestuario y espacio escénico, después de La Hora Prima, presentada en la Bienal de Flamenco de Sevilla en 2020.

 

Buena parte de mi producción reciente se caracteriza por el desarrollo de piezas que apuntan a la posibilidad de ser usadas por un cuerpo (como herramientas, por ejemplo) o incorporadas al mismo (a modo de adornos o props). Mis dibujos de figuras, por otra parte, muestran a menudo modalidades de lo corporal que son solo realizables como fantasías o ficciones.

En esta exposición el trabajo se despliega en las dos salas de la galería de acuerdo con cierto criterio determinado por Guillermo Paneque y por mí.. En la primera sala, esa implicación con el cuerpo de la que hablaba se cumple finalmente: las obras en las que estaba sólo apuntada se relacionan con otras que han sido realmente utilizadas en piezas de danza a cuya realización he contribuido.

En la segunda sala, en cambio, los objetos tienden más bien a disolverse y a confundirse con esos otros elementos fragmentarios y residuales que ocupan silenciosamente los espacios del taller.

ATAVIOS PARA LA HORA PRIMA - MÁSCARA PARA LA HORA NONA - HABITUS / CHAQUETILLA

La Vigilia Perfecta es el título del espectáculo que el bailaor Andrés Marín presentó en el Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas durante la pasada Bienal de Flamenco de Sevilla el 3 de octubre de 2020. Dicho espectáculo fue mi primera colaboración escénica y consistía en ocho piezas de danza distribuidas y secuenciadas a lo largo del día, desde el amanecer al anochecer, siguiendo las horas canónicas: Maitines, Laudes, Hora Prima, Hora Tercia, Hora Sexta, Hora Nona, Vísperas y Completas. Cada pieza tenía lugar en un emplazamiento distinto dentro del recinto del Monasterio, relacionándose de algún modo con la actividad propia de ese lugar y de ese momento. Toda la obra es, además, un heterodoxo despliegue de citas y referencias: los monjes cartujos y los obreros de la fábrica de loza Pickman sí, pero también Samuel Beckett, Dante, Lorca o Zurbarán.
 

Para esta exposición se han seleccionado algunas piezas que son reelaboraciones del material empleado en aquel espectáculo.


Así, ATAVÍOS PARA LA HORA PRIMA parte de elementos escénicos y de vestuario empleados en Hora Prima, el tercer segmento de La Vigilia Perfecta. Este segmento reinterpreta la pieza para televisión Quad (1981), de Samuel Beckett, donde cuatro figuras vestidas con hábitos de monje de distinto color (amarillo, rojo, azul y blanco) se mueven en un recinto cuadrado, recorriendo sus lados y diagonales según una secuencia predeterminada. Al contrario que los intérpretes de la pieza de Beckett, que operan infatigablemente y con precisión matemática para evitar colisionar, los intervinientes de nuestra particular versión "flamenca" topan, desfallecen, se estorban y chocan entre sí.

Presentados como escultura, estos ATAVÍOS PARA LA HORA PRIMA son accesorios para una actividad aún por desarrollar: elementos que pueden usarse para delimitar el espacio de juego o para distinguir y proteger a los jugadores. Todo el despliegue cinético y cromático de la danza queda aquí como en reposo, a la espera de que comience ese ejercicio barroco, sometido por el movimiento y el número, que simboliza a aquel otro en el que empeñamos la vida desde la hora primera del día.

José Miguel Pereñíguez