ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Begoña Martínez Detell. Luis Gordillo en la Galería Aural:

Inauguración sábado 20 de abril a las 20.00 h.

Del 20 de abril al 30 de junio de 2013.

Luis Gordillo es sin duda uno de los pintores más influyentes del arte español de los últimos cincuenta años y merecedor de los más altos reconocimientos como son Premio Velázquez (2007), Premio Nacional de Artes Plásticas (1981) y Premio Nacional de Arte Gráfico (2012).

Tras su última gran exposición en el CAC de Málaga (2012) expone en la galería Aural una individual tras 7 años desde que mostró su trabajo en Alicante con “La vida es un bosque de semáforos en ámbar”(2006). Luis Gordillo es de difícil catalogación o clasificación pues, como bien indica Sema D’Acosta en el texto para el catálogo del CAC, “Prefiere sacarles las tripas al cuadro troceando una y otra vez la imagen como un forense empeñado en demostrar que no hay épica, por maravillosa que sea, que no pueda ser rebajada al nivel de lo común e incluso lo vulgar”. Su actitud respecto a la pintura es de incredulidad. Las ideas de Gordillo revolotean sin parar, están en un constante hervor burbujeante para, sin premeditación alguna, elaborar con los materiales fortuitos que toma de cualquier sitio. Sus imágenes se constituyen por acumulación, por solapamiento, por encriptación. Para él la creación es algo orgánico y en continuo estado de cambio. El arte, se concibe igual que la Naturaleza pues esta se va adecuando al medio según las circunstancias, aprovechando las posibilidades que encuentra a su paso para crecer, expandirse y perpetuarse. El interés por lo macroscópico y lo microscópico, nacen de una observación profunda de la naturaleza que acaba por modificar el modo de verla, potencia la interferencia, la interrupción, el descubrimiento. Quizá un ejemplo de ello son las obras Glóbulos avanzando o Cardio respiratorio en las que se observa un celo exhaustivo de los tonos construyendo una bisagra de reflejos iguales pero desacordes.

“Un cuadro es un lugar de encuentro entre múltiples imposibilidades” comenta el propio artista en su pequeño libro de aforismos Little Memories. La voluntad de multiplicación de la imagen nos lleva a encontrar recurrentemente en Gordillo dípticos, trípticos, polípticos...obras que rompen el carácter estático de la imagen para introducir un tratamiento secuencial. Como el políptico “Civilización fluorescente” en el empleo repetitivo de la máscara es un recurso para realizar un deseo de teatralidad en un contexto irónico. “Un enfrentamiento entre realidad e imaginación, entre lo que es y lo que parece ser”, apunta D’Acosta, “Gordillo lleva la experiencia de dualidad hasta el paroxismo, convirtiéndola en eje de todo un universo expansivo de sentidos” lo vemos en Resucitando doble.

Una de las facetas más interesantes de Luis Gordillo es la fotográfica, que comenzó a utilizar ya en los años setenta años como herramienta para sondear soluciones a algunos problemas concretos inherentes a la pintura, especialmente los aspectos cromáticos. Las fotografías empiezan a hibridarse con los dibujos, una tendencia al mestizaje que es sintomática y característica de su estilo. La tecnología le permite con la gráfica digital, variaciones ilimitadas materializadas en collages informáticos que luego suelen ser manipulados directamente con sus manos y no en la pantalla del ordenador. A él le gusta no abandonar la materia, no olvidar la parte física. Luis Gordillo escribe: “Dicen que cuando el alma se va uno se muere. No es mi caso”.

Aural Galería

Labradores 17 03002 Alicante