ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Blanca Soto. Ruth Quirce en la Galería Blanca Soto: “El instante decisivo”

994653_327048004099572_1598143727_n

Inauguración Miércoles 30 de Octubre a las 18.00h

“El Instante Decisivo” es en realidad una continuación de su trabajo anterior “Entropía” en el que se centraba en la tensión creativa que se produce entre el caos y el orden, que es una parte importante del funcionamiento del universo.

En esos infinitos movimientos que se desarrollan en el universo, ha querido resaltar el “instante decisivo”, que ha congelado en las imágenes para esta muestra, término que utilizó Oscar Alonso Molina en un texto sobre su última exposición.

Con la firme convicción de que lo que ocurre a nuestro alrededor es un fiel reflejo de lo que pasa en el universo, hay determinados momentos que son un importantísimo punto de inflexión tanto en un sitio como en el otro. Es un momento misterioso, mágico, poderoso.

Según Oscar Alonso Molina, el trabajo de Ruth Quirce plantea de entrada una paradoja germinal: la artista se instala sobre cierta tensión fértil pero inevitable desde su mismo planteamiento al abordar una preocupación intensa sobre el caos y la entropía partiendo de la ordenación geométrica y el momento pregnante del dibujo o la pintura, aunque también en ocasiones desde la instalación expandida de esta última.

Pero, atención, son precisamente esa misma geometría y esa misma pintura las que por definición implican el fracaso de la dispersión y la desarticulación de lo previsible. La geometría nos permite aventurar el todo por sus partes, pues frente al caos que Ruth Quirce persigue e intenta arrinconar se alza el rigor matemático de proporciones y correspondencias, la regularidad de las simetrías. Los números expresan allí, en la geometría de sus pinturas digo, el orden que va de lo evidente a lo oculto, atravesando un universo cuya lógica escapa a lo visible en manifestaciones de las que se ocupan ya la física cuántica, las teorías de la complejidad y del caos…la estética.

La pintura de Ruth Quirce, de momento, ha quedado vacía, y eso que no hablo hasta este último momento del aire arquitectónico, diseñado y racionalista que la impregna… Una pintura donde, sí, aunque no os lo creáis, ha estallado la revolución: como espectadores asistimos todavía a parte de una deflagración impecable y ultralimpia que hace saltar por los aires los muros de las casas, arruina las calles y ciudades y nos ha desalojado a todos del centro del escenario por los siglos de los siglos. Porque nuestra mirada es, insisto, más lenta que la luz, y ésta que el caos: siempre llegamos tarde al instante decisivo.

Galería Blanca Soto

Calle Almadén 13

Madrid